sábado, 8 de enero de 2011

Duerme

Duerme; apoyando la cara sobre su manito de dos años.

La levanto en brazos y entreabre los ojos.


Me mira y los vuelve a cerrar, desplomando sus ricitos sobre mi hombro.

Por lo que pesa su cabeza somnolienta, seguro que contiene ilustres y generosos sueños.

Y yo, acatando encantada mi papel de adulta, los sostengo.

Espero que no se vayan muy lejos cuando despierte.
Y sobretodo, que  permanezcan cuando la peque crezca.


10 comentarios:

  1. ¡Madre mía que bendición del cielo!
    Seguro que sostendrá todos y cada uno de sus sueños y que podrás compartir alguno con nosotros.

    Preciosa entrada.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Mirian...¡Qué tierno lo que hoy nos cuentas!!, no se que decirte, es bello, tierno, delicioso.
    recibe mi ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  3. Los niños pequeños son una bendición de Dios... Yo tengo tres primas pequeñas, la mayor de 10 años (lo que pasa es que me quedan un poco lejanas, pero con las ganas me quedo de acercarlas un poco al Señor, ya que la familia no es demasiado creyente...) Al Señor creo que le gusta que se rece por los niños pequeños y se hagan sacrificios por ellos, por si alguien quiere recoger la sugerencia...

    ResponderEliminar
  4. Es realmente bonito lo que cuentas.

    ResponderEliminar
  5. Precioso.
    He recordado estos días con mi nieta.
    Tiene dos años y medio. Cuando la cojo y se duerme sobre mí, siento una infinita dulzura y recuerdo a mis tres hijos cuando eran unos bebés.
    ¡Que bonito es tener en los brazos a un niño!

    ResponderEliminar
  6. Capuchino: son poquitas las veces que puedo sostener a los sobrinos medio dormidos... normalmente reclaman a sus padres.
    Por eso vivo ese momento con mucha intensidad y siempre me asombra como ese abandono total.
    Por cierto, aun no he dejado comentario, pero me encanta la entrada en tu blg sobre la señal de la cruz¡¡

    ResponderEliminar
  7. sor Cecilia: ¿cómo va su salud? Espero ya recuperada. Cuidese muuuucho que es muy necesaria en donde está y en la blogosfera

    Javier: Gracias por tu petición por las peques. Me apunto a rezar por ellas. Seguro que el Señor. el de "dejad que los niños se acerquen a Mi" se acercará a ellas y a sus padres. Y me encanta poder ayudar a eso con oraciones y sacrificios.

    Savia: Bienvenidísima. ¿se nota que los niños son mi debilidad, verdad? Que tengas un genial fin de semana

    Chary : Gracias¡¡ Has dado con las palabras que faltaban en esta entrada, "infinita dulzura". Gracias por tu aportación a la entrada

    ResponderEliminar
  8. Hola. ¿sabes? a menudo, me llegas al alma.Gracias.

    ResponderEliminar
  9. Con esto nuevo de bloguer he visto esta entrada que me ha hecho retroceder en el tiempo con mis hijos...mmmmmmm que recuerdos mas tiernos. gracias!

    ResponderEliminar
  10. Que guay encontrarte en una entrada de enero¡
    Me encantó lo que escribía Cordelia en su blog hace unos dias. Algo así como que es duro levantarse de noche cuando son bebes, pero como añorará cuando sean mayores, el bibe mágico que los consuela y soluciona sus problemas.
    http://situmedicesven.blogspot.com/2011/06/carmen-otra-vez.html
    Un abrazo fueeerte

    ResponderEliminar