sábado, 25 de agosto de 2012

Radar para el control calidad

Por ser su santo, le regalo al bebé  unos pantaloncitos.
Su hermanita de 3 años, me mira de reojo, con una carita que, aunque intenta sonreír, refleja sufrimiento. 
Normalmente llevo también  una tontería para ella y para el hermanito mayor, para así evitar celos. Pero esta vez no ha podido ser.
Así que agarro a la peque de la mano, y nos vamos a buscar mi arcón secreto. 
Antes era cofre de tesoro de piratas, un baul grande de madera con clavos dorados. 
Mi madre, al pintarlo de rosa, lo convirtió en baul de princesas.

Disimuladamente, me coloco una pulsera de cuentas de colores. Le enseño a la peque las tres pulseras que rodean mi muñeca :  la de cuentas, la cadena con el escapulario y  la pulsera buena, la que regaló mi abuela a mi madre y  mi madre a mi
 -¿Cuál te gusta ? - le pregunto moviendo mi brazo para que se vean los colores de las cuentas.   
Me señala la buena. ¡Glups!
- ¿Y si no? Mira esta de colores... ¿Cuál escogerías?
Me señala la cadena con la medalla
- ¿Y esta de colores?
Me mira, mueve la cabeza, y señala las otras dos.

No me queda otra que buscar en el cofre. De allí surgen cuatro abanicos. 
Dos están rotos, el tercero es rojo de la JMJ y el cuarto es el que utilizo habitualmente. 
Sobrio,  de madera, liso pero muy grande y genial para abanicar y provocar huracanes.

- ¿Cuál te gusta? Mira este de flores...
- Está roto -  me contesta.
-¿Y el rojo?
- No. Me gusta éste.
 Señala el grande, el de los huracanes 
- Pero el rojo es del mismo color que el vestido que llevas. ¿no prefieres el rojo?
Coloco el abanico junto a su vestido, para que lo vea. Me mira con ojos grandes

Con sonrisa pícara , agarra el grande y contesta.  
- Ya. Y éste, es como ésto.
Y acerca el abanico grande liso y  de madera, a su piel morena.

Vamos, que la niña ha salido con un radar especial para detectar lo mejor de cada oferta.



                                      
                                                                                           

6 comentarios:

  1. Para la próxima, sugiero que la elección la hagas tú misma.
    :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen consejo Gabriela... la próxima vez escojo yo su regalo¡¡

      Eliminar
  2. No hay duda de que ella ganó esta vez! jejeje, muy buen radar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soñadora, estos peques son cada vez más espabilados¡¡¡ Me obligan a espabilarme.. y eso es muy bueno¡

      Eliminar
  3. Miriam, a este paso te vuelves niña también! ;)))

    ResponderEliminar