jueves, 20 de noviembre de 2014

De verdad

Real y de verdad verdad, existente y auténtico, El
Entre El y yo, si hubiera que decir que existencia es más verdadera, sería la Suya.
 
Desde el sagrario, El me ve, sabe y siente que estoy presente.
Y sin embargo yo, en Su Presencia, a veces es como si yo sí existiera, y El, vaya usted a saber.
 
Aun así El no se va Con infinita paciencia espera a que me dirija a El.
Y si solo descargo penas y peticiones, y me voy sin una palabra de corazón de agradecimiento y alabanza....
al día siguiente me sigue abriendo la puerta de su casa.


 

2 comentarios:

  1. No hay que esperar invitación para ir a esa casa.

    ResponderEliminar
  2. Esa puerta siempre está abierta, esa es nuestra seguridad

    ResponderEliminar