martes, 3 de febrero de 2015

Cristina y su pequeño

Hacía casi tres meses que no veía a Cristina. La última vez que coincidimos, ella iba del brazo de su marido y no paraba de sonreir. 
Pasaron las navidades fuera de casa, lejos de sus padres, hermanos y familia, pero al lado de su pequeño. Se estrenaban como padres de un niño de dos años. El día del juicio, Cristina amaneció nerviosa y cansada. Cuando les dijeron que sí, que aprobaban la adopción del niño, el cansancio desapareció, y todo en ella eran risas y lágrimas y más sonrisas, abrazos y esperanzas.  Jose, su marido, solo callaba y estrujaba a Cristina en un abrazo fuerte, muy fuerte. 
Desde que volvieron, no hemos podido quedar. Su principal objetivo, es , tal como tiene que ser, querer mucho al pequeño  y facilitarle la adaptación a su nuevo entorno. 
Hoy la he vuelto a ver, está de baja maternal e iba paseando con la pequeño.  El niño es precioso, expresivo y aunque parece muy bueno, su madre dice que es algo tremendo.  
Cada noche, me cuenta Cristina, ella y Jose  rezan por el pequeño. En sus oraciones también incluyen la madre y el padre biológicos de su niño. 
Y así ese niño,  a través de las oraciones de sus nuevos padres,  va agradeciendo  a su padre y madre biológicos, de forma práctica y efectiva,  el don de la vida.

      

    
     
   



      

1 comentario:

  1. Bien por ese niño y la amorosa familia que tanto lo esperó.

    ResponderEliminar