sábado, 15 de septiembre de 2012

Estaba...

Estaba la dolorosa
junto al leño de la cruz
¡que alta palabra de luz!
qué manera tan graciosa
de enseñarnos la preciosa
lección de callar doliente.

Tronaba el cielo rugiente,
la tierra se estremecía.
Bramaba el agua... María
estaba, sencillamente.



José María Pemán

2 comentarios:

  1. ...el dulce encanto de Maria madre...

    ResponderEliminar
  2. Cyrano, María madre hasta las últimas consecuencias.

    ResponderEliminar