jueves, 3 de octubre de 2013

De noche, no vuelve a casa

Se acaba el día, llega la noche.Y cada uno vuelve a su casa.
Ahora mismo, mis hermanos, mis amigos,cada uno con su respectiva familia, cenan o ya casi duermen en sus respectivas casas.

Nacho ha encontrado trabajo, vuelve a tener unos ingresos. Después de meses acogido en casa de sus padres, hoy a vuelto a dormir en su pequeño piso. 

Ana descansa en la cama del hospital. En el sofá, duerme su marido
En la cunita, el pequeño Daniel  estrena hoy su primera noche respirando fuera de la barriga de mamá

Emma después del trabajo, vuelve a su casa. Allí la esperan su madre y su padre que en dos meses ha perdido la vista. Su hermano también vive en la misma casa. El camina sus últimos pasos, luchando contra un cáncer que los médicos  han pronosticado no tardará en ganar la batalla 

Miriam llegó hace unas semanas a la ciudad. Alquiló una habitación en un piso, pero  no le gustaba el ambiente ni los otros "inquilinos", así que ha tenido que buscarse urgentemente otro techo. Acaba de alquilar un piso, muy barato pero con mucho por arreglar. No quería esperar, así que ha recogido su violín, su maleta y  se ha trasladado sin esperar a su padre, su padrazo, que vendrá la semana que viene para ayudarle a limpiar, despejar, pintar. Sobre un viejo colchón que había en el piso, sueña con sus conciertos  y su nueva casa por arreglar. Es feliz

Ya es de noche y todos han vuelto a su casa
Menos Dios. 
En una cajita, Dios espera.
Podría desaparecer, hasta el día siguiente. 
Pero no, El no vuelve a casa, a su cielo,  por la noche.
Se queda cerquita 
Por si alguien tiene miedo. O una alegría muy grande que contarle O algo que pedir, o que agradecer.
O simplemente para alabarle.
O por estar cerca nuestro.

Es ya de noche y El no vuelve a su casa
Se queda.
El se queda.

       

6 comentarios:

  1. Buenos días Miriam. Me encanta tu sentido eucarístico, en efecto, Él entra en nuestra casa y permanece porque quiere entrar en otras a las que tú le ayudas a limpiar para mejor recibirle.Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nip, muy bueno ese matiz apostólico¡¡¡

      Eliminar
  2. Se queda para nosotros. No sabes la maravilla que es pasar por la capilla del hospital a media noche y asomar la cabeza, para mandarle un beso a Jesús que vela en el Sagrario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que guay , Cordelia tener a Jesús tan cerquita en el trabajo.
      Y genial que tenga a alguien q le envíe un beso de buenas noches¡¡¡

      (lo pensaré cuando pase, al atardecer, cerca de un hospital con capilla ;O)
      .

      Eliminar
  3. "Por si alguien tiene miedo", vaya, me ha gustado eso. Qué tierno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Altea, genial verte por aquí¡¡¡
      A mi la noche no me da miedo, pero hay tantas otras cosas que sí que me producen terror-
      Y saberme acompañada tan de cerca por el mismo Dios, que podría ayudar igual dde el cielo, pero sabe que lo necesito cerca , me ayuda a disipar el miedo.
      Que tengas genial domingo¡

      Eliminar