lunes, 4 de marzo de 2013

Caracas. Alrededor de la lumbre

Han vuelto indignadísimos de Venezuela
Por la pobreza, por la inseguridad, por la mala gestión, por la suciedad
Cualquiera que intente progresar, entra en el punto de mira.
Chavales de trece años, matan a quien les indiques, a cambio de poco dinero
Carteles en las tiendas, enumerando los productos básicos que ese día no tienen: " no tenemos pollo, pan, leche..."
En un simple choque de coches, si sales del auto y reclamas, puedes acabar muerto a golpes.
Si tienes un local y lo alquilas enterito, lo has perdido. No te pagaran y no podrás volver a entrar en él. La solución es utilizarlo tú y alquilar a terceros una mesa y una silla dentro del mismo, así es más difícil perder  "la propiedad física" de todo el sitio.

Dicen que han alucinado al regresar  a Barcelona
Por la limpieza, por la organización, por la libertad...

Esta noche, aquí, sentada cerquita del fuego, sé que no me hago cargo Señor de la cantidad de historias tremendas que te llegan, que sufres con. De llantos que te traspasan el alma. De aquí o de allá.
Bocas que hiciste para sonreír y solo pueden llorar. 
Y otras que, casi milagrosamente, encuentran como esbozar minisonrisas.

Buenas noches mi Señor. 

                          

1 comentario:

  1. Mil gracias, Miriam, por tanto como compartes.

    Marita

    ResponderEliminar