miércoles, 27 de marzo de 2013

La diferencia

Los que le pagaron con  monedas a cambio de que les entregara al Señor, los que consiguieron lo que querían "gracias" a su ayuda,  esos, una vez obtenido lo que querían, ya no quisieron escucharle

El traicionado, el Señor, aun sabiendo su traición, no dejó de quererle y le escuchaba y respondía a sus preguntas.


 

1 comentario:

  1. Y esperaba, contra toda esperanza, que no desesperase...

    ResponderEliminar